Herculano

Herculano

Herculano es sobre todo una de las ciudades más bonitas del golfo de Nápoles por el patrimonio cultural de que es rica. Su historia iniciada más de hace 2000 años, devuelve esta ciudad maravillosa de acerca de 55.000 habitantes una localidad interesante y con mucho de ofrecer. Herculano ciudad única y visitada por personas de todo el mundo, regresa indudablemente en los lugares más interesantes que visitar en Campania. Este lugar debe su fama a la erupción del Vesubio en el 79 d.C. cuando con su lava el volcán paró para siempre el tiempo y la vida de la ciudad, pero sus barros y cenizas han permitido conservar casi perfectamente las antiguas casas, teatros y templos. Cómo Pompeya también Herculano con sus excavaciones es meta de millones de turistas cada día.

La ciudad vino a la luz en el 1709 durante las excavaciones por la creación de un pozo. Emergieron algunos mármoles preciosos, revestimiento de un antiguo teatro. Las excavaciones continuaron por todo el 18° y el 19° siglo. Herculano debe su nombre al dios Hércules que, según la mitología griega, parece haya ido en los aprietas del volcano Vesubio y haya fundado una ciudad en su nombre, Hercolaneum. Con respecto de Pompeya, Ercolano tiene un aspecto imponente y más recogido: fue considerada por los romanos una localidad residencial. Algo que no puedes perderte antes de visitar las excavaciones: echa un vistazo al pabellón abierto que hospeda los restos de un barco carbonizado hallados sobre la playa, con algunas decenas de esqueletos y monedas. Probablemente el último desgraciado representa tentativa de fuga de la erupción.
Las excavaciones halladas sólo son una parte de la antigua ciudad: bajo la moderna ciudad de Herculano se encuentran barrios todavía enterrados. n estos lugares la Historia no para nunca de reservar sorpresas y se derrite continuamente con el Presente.

Casa de los Ciervos y Casa del Pasillo
La Casa de los Ciervos es quizás la morada más elegante del antiguo sitio de Herculano. Podrás visitar las terrazas desde donde se puede admirar el espléndido panorama del golfo de Nápoles. A su interior ha sido hallada una estatua que representa dos ciervos devorados por un perro. La Casa del Pasillo es constituida por una entrada con pavimentación en mosaico. También por este domus el panorama es espectacular, asoma sobre el mar.

Casa de Neptuno y Anfitride
La casa debe su nombre al mosaico en pasta vítrea que decora la pared oriental del edificio. En la zona Norte hay un ninfeo revestido por un mosaico adornado con máscaras teatrales de mármol. A unas millas es arreglado un tanque que alimentó la fuente. La casa confina con una antigua tienda que conserva ánforas y restos de una cama de latón.

Villa de los Papiros
El edificio es uno de los más sugestivos de Herculano: fue enterrado de la erupción del Vesubio del 79 d. C. y redescubierto a partir del 1750, bajo la guía de los arqueólogos Rocque Joaquín de Alcubierr y Karl Jakob Webere. Este último fue lo único a realizar las plantas del edificio. Entre sus paredes la Villa conservó una biblioteca con más de 1800 papiros, algunos sobre la filosofía epicúrea. Muchos de éstos libros han sido perdidos en el curso de las exploraciones, otros han sido analizados y puestos a salvo, pero hay un conspicuo número de carteos que tiene que todavía ser traducido por el griego y estudiados.
Su construcción ocurrió entre el entre el 60 y 50 a.C., y el propietario, según los arqueólogos, podría ser Lucio Calpurnio Pisone Cesonino, suegro de Alegre Giulio Cesare o bien el hijo, Lucio Calpurnio Pisone Pontífice. La Villa de los Papiros surgió, antes del estallido del Volcán, a desplomo sobre el mar a lo largo de la línea de costa. Los lugares abiertos al público son: el pasillo, la basis villae y algunas habitaciones de un nivel inferior. Tiene una estructura en forma de cuadrado subdividido a su vez en cuatro cuadrados, que delimitan las habitaciones; aquellos en el área meridional dedicada a los servicios y a aquellos en la zona septentrional de tipo residencial. La entrada se abrió sobre el mar, precedido por un porche a columnas, es pavimentado con un mosaico con fichas blancas y negras. Continuando podrás admirar el impluvium contorneado por estatuas y fuentes. En el ambulacro fueron halladas estatuas de mármol y bronce, que representan: el Sátiro ebrio, Hermes en descanso, Pan con la cabra, un erma que probablemente retira a Lucio Anneo Séneca y los Carreristas.
Las obras son expuestas al Museo arqueológico nacional de Nápoles. Antes de irse usted se puede regalar un último paseo que conduce al belvedere. Herculano también ofrece otros lugares de interes: La Milla de oro, un rasgo de la ruta SS18 "Tirrena inferior" que va de las Excavaciones arqueológicas de Ercolano hacia Palazzo Vallelonga de Torre del Greco. Asi llamado por la belleza de sus paisajes y la elegancia de las villas dieciochescas.

Una última cosa que vale seguramente la pena ver es el MAV, Museo Arqueológico Virtual, a través de filmados en 3D podrás sumergirte en la vida cotidiana de Pompeya y Herculano antes de la fatal erupción del 79 d.C..